La Federación Madrileña de Salvamento y Socorrismo contra el socorrismo profesional

Una federación deportiva es aquella organización que tiene como función principal la regulación y organización del deporte. En este caso, la FMSS se encarga de la regulación y organización de la práctica deportiva del salvamento y socorrismo. Pero el salvamento y socorrismo va más allá de una simple disciplina deportiva, siendo una profesión. ¿Y por qué decimos aquí que la FMSS está en contra del socorrismo profesional?

 

Finalizada la temporada de verano del año 2016, podemos observar como la FMSS saca un curso en formación de mantenimiento básico de piscinas destinado a socorristas. La FMSS reconoce que “la formación profesional de los socorristas no incluye una formación suficiente [mejor dicho, ninguna formación] para que se puedan realizar con suficiente criterio y aptitud estas funciones [las de mantenimiento de la piscina]”. Con este curso, la FMSS pretende “ofrecer a los socorristas la posibilidad de adquirir los conocimientos y habilidades necesarios para acometer con garantía de éxito las obligaciones que en materia de mantenimiento y control de la piscina en la mayoría de los casos recae sobre este profesional”.

 

Es decir, la FMSS reconoce que se está usando a los socorristas profesional para realizar tareas que no son propias de su función. Así mismo, la FMSS reconoce que los socorristas profesionales carecen de la formación necesaria en materia de mantenimiento de piscinas, aunque aun así se les utiliza para llevar a cabo dichas tareas. La FMSS, en lugar de denunciar las prácticas abusivas que se cometen contra el socorrista profesional, prefiere aprovecharse de la situación, y cobrar entre 100 y 130 euros por el curso de mantenimiento de piscinas destinado a socorristas, para que puedan realizar las tareas de mantenimiento con seguridad y criterio. Es decir, la FMSS se pone del lado de las empresas piratas y abusivas, que consideran al socorrista una especie de chico para todo, al cual se le obliga, tras realizar sus horas de trabajo como socorrista (en muchos casos bajo horarios que ni siquiera respetan los descansos marcados en la ley), realizar los trabajos del personal de mantenimiento.

 

Por último, se quiere señalar también como a la FMSS no le interesa lo más mínimo la formación del socorrista profesional, sino que solo le interesa hacer caja con los cursos y reciclajes. El pasado verano, tras un curso de reciclaje de socorrista en la FMSS, me quedé atónito al comprobar la deficiente formación que se ofrece. A pesar de que el diploma de superación del curso recoge aquello en lo que se ha reciclado el socorrista, la realidad es que la FMSS apenas da un repaso de la mitad de lo que dice enseñar (además de que los materiales teóricos que ofrecen se encuentran desfasados y con errores graves). Algunos de los conocimientos que la FMSS dice impartir en sus reciclajes y que no se enseñaron fueron los siguientes:

 

- Vendar con vendas de crepe (contenido práctico).

- Técnicas de entrada en el agua (contenido práctico).

- Apnea (contenido práctico).

- Extracción de la víctima (contenido práctico).

- Realización de la prueba combinada (ni se extrae a la víctima ni se realiza RCP sobre muñeco).

 

Como vemos, la FMSS no solo se aprovecha de la imposición de trabajo a los socorristas que no les corresponde, sino que se aprovecha de la necesidad que tienen de reciclar su formación, realizando cursos deficientes, con los cuales aumentan sus cuentas bancarias, pero juegan con la seguridad de bañistas y socorristas profesionales.

 

No entraremos aquí a valorar la deficiente formación que dan personas vinculadas con la FMSS en ciertos centros educativos privados que ofrecen la titulación de TAFAD, aunque hasta Sueldo Socorrista han llegado informes que corroboran que personas miembros de la FMSS no imparten los conocimientos mínimos que se requieren para ser socorrista en dichos centros privados.

 

La vergüenza y la falta de respeto acompañan una vez más a las federaciones deportivas de este país.